26 jul. 2011

ROMA LA INVICTA - PRIMERA PARTE

Como muchos sabrán, el imperio romano siempre será una referencia en lo que a estudios de civilizaciones antiguas respecta. Pocas civilizaciones dejaron una huella tan fuerte en el tiempo que aun hoy se puede apreciar, no solo por las grandes obras que edificaron en su apogeo, también sus escritos y la organización que muchos países toman como modelo básico para poder gobernar. El imperio romano también tuvo un éxito arrollador en el tema militar, ampliando su territorio constantemente a costa de sus vecinos pero también muchas veces tentándolos con incluirlos en su civilización.

COMO COMENZO
"Roma no se hizo en un día", y es verdad, Roma fue un pequeño pueblo del Laccio fundado incluso antes de lo que creían los escritores romanos, oficialmente los romanos le dieron un año de fundación que es en 753 a.C. Según la historia mas conocida su fundación se debe a un oscuro personaje llamado Rómulo descendiente de Eneas e hijo del dios Marte. Rómulo escogió el monte capitolino para esconder ahí a delincuentes que próximamente serían los padres de las gens (clanes) y que serían su primer ejército. Rómulo mata a su hermano Remo por una cuestión de honor, este se había burlado de lo inútil de las murallas que el primero estaba construyendo y las comenzó a saltar por ser muy pequeña aun. Rómulo enfadado dijo: ¡Nadie que salte estas murallas vivirá! y lo pasó con su arma.
Según otras leyenda, no hubieron muchas mujeres en la nueva ciudad y las tuvieron que robar a los sabinos, un pueblo vecino que después les hizo la guerra. Rómulo murió y nunca pago sus crímenes, mas bien fue elevado a los cielos y adorado en Roma como Quirino.
La verdad es que este Roma era un pueblecito que estaba bajo la influencia de los etruscos, otro misterioso pueblo de la toscana de orígenes inciertos hasta el momento que vivían en ciudades estado al igual que los griegos de ese tiempo. Para los romanos, los etruscos eran un pueblo corrupto, sin conciencia de las virtudes que los hombres deben cumplir, y ser gobernados por ellos era una vergüenza absoluta. ¿Cómo librarse de aquellos hombres obesos, de cabellos rizados y carácter afeminado?
Según los romanos, los etruscos eran presas de sus mas oscuros instintos y no podían gobernar mas aquellas tierras. Roma se alzó y este fue tema de otra leyenda popular.

LA RESPUBLICA
Esta leyenda dice mas o menos así: Tarquino el Soberbio, último rey de origen etrusco de Roma irrumpió en la ciudad matando y destruyendo a su antojo. Quería gobernar por el miedo y además permitió que uno de sus hijos violara a una patricia romana, esto desato la furia del pueblo romano que expulso a toda la familia real y abolió la monarquía perpetuamente. Tarquino entonces pidió ayuda a otro rey etrusco de la ciudad estado Chiusi, llamado Lars Porsena que termina echando a Tarquino hacia otra ciudad para nunca mas volverle a ver la cara y seguir su propio proyecto de conquistar Roma.
De ahí en adelante Roma tiene luchas desesperadas para crecer, los enemigos ven en ellos un enemigo fácil de vencer y absorber, pero no contaban con el espíritu de un pueblo con virtudes que consideran sagradas e inviolables entre ellas, el valor, era considerada importante. Muchas veces con inferioridad numérica los romanos peleaban estas batallas pues solo los hombres libres y capaces de pagarse un caballo o un arma podían salir a pelear. Los pretores - despues llamados cónsules - eran elegidos entre los patricios, descendientes de los primeros habitantes que Rómulo recluto, eran los encargados de capitanear los ejércitos que distaban mucho de lo que ahora conocemos de ellos, solo eran un ejercito de pastores armados con hachas y espadas y demás pertrecho sacado de sus utensilios de labranza y cacería, sin mucha estrategia militar y una caballería lo mismo de rudimentaria, pueblo por pueblo fue sojuzgando Roma del Laccio y empezó a hacer alianzas con los que simplemente veían igual o mas poderosos. Pronto les llegara el momento...

Los romanos tenían un senado, senatus populusque romanorum, las cabezas de las familias patricias eran pues en un comienzo todos sus miembros y que controlaban los asuntos políticos del pueblo, los ejércitos. Los patricios también controlaban la religión del pueblo. Los plebeyos eran lo contrario a los patricios y no tomaban parte ni del ejercito por ser gentes del extranjero, mientras las guerras se prolongaban y eran mas lejos, los plebeyos se organizaban al margen de la ley, al instante los patricios notaron que las únicas víctimas de la guerra eran ellos mismo y pronto se extinguirían, mientras los plebeyos iban en aumento demográfico y podrían oponérseles fácilmente.


Continuaremos  en la segunda parte…